sábado, 29 de junio de 2019

1a Montseny - Costa Brava


CoRReCaTS #ParaLosValientes.

El pasado 12 de febrero, recibí un email informándome de esta nueva prueba, una marcha solidaria y no competitiva que sigue el cauce del rio Tordera, desde su nacimiento en la Font Bona de Sant Marçal, a los pies del Matagalls, hasta su desembocadura en Blanes.

Para poder participar, cada equipo debía recaudar un mínimo de 1000€, en beneficio del Hospital San Juan de Dios y su proyecto #ParaLosValientes, que ayuda a la construcción del San Juan de Dios Pediatric Cancer Center Barcelona, el centro oncológico infantil más grande de Europa.

Cada equipo, de cuatro a ocho participantes, podía hacer la ruta por relevos siempre que hubiera un mínimo de cuatro participantes en cada tramo.

Y pensé, ¿por qué no? Es para una causa cojonuda y además tendré una excusa perfecta para hacer algo de nuevo, desde la Marathon de Atenas de hace dos años que no he vuelto a mover el culo.

La siguiente pregunta era ¿y quién engaño yo ahora? De mi entorno más cercano solo Eva y yo estaríamos por la labor, pero enseguida pensé en un grupo de WhatsApp donde la mayoría son compañeros de CoRReDoRS.CaT y les envié un mensaje.

A la hora ya tenía dos posibles componentes: Albert (Grampy) y Rosa (Rosa55), que junto a Eva (Evita) y yo (Sergio), original que es uno con su nick, podíamos ser suficientes.

Unas semanas más tarde en una sesión técnica en Can Tripas, o sea tomando unas cervezas entre amigos, Agus (Pirata Agus) me manifestó su intención de apuntarse también, el tema estaba en marcha irremediablemente.

Al final conseguimos “engañar” también a Mario (Mario), otro original con su nick, y seis chalados (Evita, Grampy, Mario, Pirata Agus, Rosa55 y Sergio) la intentaríamos hacer entera, sin relevo alguno y dos maravillosas mujeres (Olga y Pirata Luci) nos harían de asistencia durante toda la marcha.

El uno de abril creamos la campaña de recaudación, y como los ocho somos miembros de CoRReDoRS.CaT y además tenemos esa originalidad innata el grupo fue bautizado como:
En diez días ya teníamos logo, unas camisetas chulísimas, y lo más importante, ya habíamos recaudados los 1000€ necesarios para poder participar en la prueba. Todo ello nos animó a planteamos seriamente la posibilidad de ser uno de los grupos que más dinero recaudara #ParaLosValientes y nos volcamos en ello.

Organizamos entrenos con almuerzo y sorteos de lo más divertidos, vendimos pulseras e imanes, montamos paraditas en una par de curses, extorsionamos cariñosamente a familiares y amigos, y gracias a todo ello conseguimos cerrar la campaña con…¡2.766,00€! El tercer equipo con más dinero recaudado de los más de sesenta presentados. Ya habíamos ganado, ahora solo nos faltaba la guinda al pastel… Llegar a Blanes los seis juntos.

De entrada no parecía una tarea fácil, pues quien más y quien menos tenía sus dudas, sus miedos, sus lesiones y además, para rematarlo, Protección Civil aconsejaba la suspensión de la prueba pues la previsión meteorológica nos presentaba un panorama dantesco con temperaturas de 40ºC durante todo el día, pero yo estaba convencido que un equipo tan cojonudo y con tanta experiencia como el nuestro, sabría sobreponerse a todo, solo era cuestión de regular al inicio, sobrevivir al calor como sea y saber sufrir al final.

¿Mi entreno? Un clásico, poco, ocho semanas con salidas por montaña entre 22 y 30 kilómetros el sábado o el domingo y mi partido de fútbol sala los jueves. Pero como me dice siempre Eva… “─ tú lo llevas dentro.”

Y llegó el día D.

A las 6 y media, Mario Eva y yo, cogemos un autobús que nos llevará, desde lo que será la llegada en Blanes, hasta la salida en Sant Marçal. Durante el camino vemos el coche de un equipo averiado en el arcén con todos sus componentes fuera de él, solo espero que alguien pudiera acercarlos a tiempo a la salida, menuda faena si nos pasa a nosotros.

Llegamos a Sant Marçal y me dispongo a bajar del autobús cuando me viene el recuerdo del gran Helenio Herrera y una de sus míticas frases, pues los CoRReCaTS #ParaLosValientes ya habíamos ganado este partido antes de bajar del autobús.

Tras reunirnos con el resto del equipo: Luci, Olga, Rosa, Albert y Agus han subido con nuestro coche de asistencia, llenamos los bidones en la Font Bona, un agua fresca y buenísima, nos hacemos las fotos de rigor y casi sin darnos cuenta, nos ponemos en movimiento, empieza la Montseny – Costa Brava.
Tramo 1: Sant Marçal – Montseny (11:10 Km)

Salida, 8:02h. Los primeros kilómetros transcurren por una pista forestal amplia, bajando continuamente y son un pelín caóticos al inicio, pues hay bastante gente y cada uno de nosotros va por donde le rota. A llegar al camping Les Illes, hay un kilómetro y pico de asfalto, con la primera subida del día, y Mario demarra como si fuera Perico Delgado. En lo alto rompemos a la izquierda y bajamos por un sendero guapísimo que iba saltando de camino en camino, siempre hacia abajo, hasta que aparece “el tonto del GPS”.

Eva y yo habíamos hecho este tramo hacia una semana y lo conocíamos bien, al salir del sendero a uno de los caminos que cruzaba, observo a un grupo que se había equivocado de camino y estaban unos metros más abajo, les grito para advertirles, y veo que uno de ellos lleva un GPS he intentaba coger señal, eso o saludaba a unos aviones que nadie más vio. Les indico el sendero correcto, pero el tipo no me hacía ni caso, yo insistía “─ Qué seguro que es por este sendero, pase el otro día.” y él, a pesar de mi indicación y el letrero que lo indicaba, ni puto caso, y tira pista arriba saltándose el sendero… A lo que Agus le grita “─ Tío, que vas mal.” El tipo se gira y como si hubiera descubierto la sopa de ajo, mira al GPS y dice “─ Sí, es por aquí.” En fin, menudo personaje.

Es curioso como cambia el paisaje en una semana, donde habían saltos de agua y debías vigilar para no mojarte los pies, hoy ni gota, bueno gotas sí habían, mi sudor, el calor y la humedad, y todavía no son ni las 9 de la mañana, empezaba a manifestarse.

Dejamos definitivamente el sendero y volvemos a una pista ancha, cruzamos la BV-5301, y tras unos kilómetros en que la ruta se junta con el GR-5, el camino nos lleva a la segunda subida importante de este tramo. Se hace larga, Rosa se descuelga un poco, Eva y yo hacemos la goma para que no nos pierda de vista.

Tras coronar “el puerto”, caminamos unos trescientos metros por el arcén de la BV-5301, rompemos a la derecha siguiendo el GR-5 y tras un kilómetro y pico llegamos al pueblo del Montseny, donde se encuentra el primer control.

Hora del sello de control: 9:46h. Tiempo en el control: 4’
Tramo 2: Montseny – Mosqueroles (11:20 Km - Total: 22:30 Km)

Dejamos tras nosotros el pueblo del Monseny y, siguiendo el GR 5.2, nos adentramos en el segundo sendero del día. Aun no tenemos sensación de calor, estamos protegidos por la sombra de los árboles y el frescor de los riachuelos, pero este tramo nos hace ir callados y en fila, su desnivel es más importante de lo que parece a priori: 1150m en 11,2Km. Por poner un ejemplo, la Mitja Marató de Muntanya de Vacarisses, que hicimos hace solo tres semanas tenía bastante menos desnivel: 1540m en 21,5Km.

Justo cuando abandonamos el GR para seguir la ruta del Tordera en dirección Folgueroles, aparece de nuevo el “Tonto del GPS”. Lo vemos descender por el GR, junto a su equipo y Agus le dice “─ otra vez te has perdido ¿para qué te sirve el GPS?” y su respuesta no tuvo desperdicio “─ para avisarme que me he perdido”, a lo que yo le dije: “─ hombre, el GPS está para no perderse ¿no?”.

Tras dejar atrás Sant Esteve de la Costa, empezamos a notar el calor, nos ponemos las gorras saharianas y afrontamos una larga subida por un camino forestal que comparto con Héctor Yuste, un compañero de CoRReDoRS.Cat con el que vamos prácticamente desde el inicio juntos, pues la mayoría de su equipo no se ha presentado y que está haciendo la prueba junto a Julio Alberto Ahumada, que según me cuentan es un youtuber más o menos famoso que graba sus carreras para después compartirlas con sus seguidores.

Antes de llegar arriba, se hace larga la subidita, me descuelgo para dejar que Eva y Rosa me alcancen, pues se ha rezagado un poco. Junto a ellas haremos la bajada que, tras reagruparnos todos de nuevo y llegar a Can Riera de Siret, seguiremos por un camino asfaltado, de un kilómetro aproximadamente, que nos lleva hasta una bifurcación que el camino permite seguir por el asfalto o coger una larga y pronunciada pista que baja directamente a Sant Martí de Mosqueroles. Mario me pregunta por donde ir, le indico que por la pista y aquí el grupo se estira y Eva, Agus y yo nos lo tomamos con calma hasta el control.

Hora del sello de control: 11:55h. Tiempo en el control: 12’
Tramo 3: Mosqueroles - Sant Esteve de Palautordera (5:80 Km – Total: 28:10 Km)

Tras unos seiscientos metros por carretera, cogemos un camino a la derecha que nos llevará hasta el Monastir de Santa Magdalena de Mosqueroles. Ahí tenemos dos opciones: recto directamente a Sant Esteve o a la derecha hacia el Castell de Montclús. En el briefing nos dijeron que fuéramos por el castillo, pues era el camino más bonito y nos dirigía directamente al control.

Y eso hacemos, pero llegamos a un camino sin salida. Treinta personas tiradas en medio de la montaña, con el castillo ahí abajo, pero sin saber como llegar a él.

Ya nos habían advertido que el Pagés solía quitar las señales y el muy “cabrón” las había quitado, perdóname Mario, yo lo he insultado, pero él también te puso a parir tras pisarle el campo sembrado.
Retrocedemos unos metros, hasta que una chica de la zona nos mostró el camino correcto, el último sendero bonito de la marcha que tras dejar atrás el Castell de Monclús, si no frenas te lo comes literalmente, nos llevará a Sant Esteve de Palautordera donde nos encontramos con la familia: Óscar, Carme, Sergi y Berta se han acercado a saludarnos en el control de Can Record. Ellos no lo saben, pero ayuda mucho ver la sonrisa en una cara amiga cuando empiezas a ir jodido.

Aunque este tercer tramo ha sido corto todo suma, el calor, la altimetría (ya llevamos en las piernas la mayoría de subidas y bajadas de toda la prueba pues están concentradas en estos tres tramos: 2500m de los 3100m totales), la pérdida por el puñetero Pagés y que no nos olvidemos, llevamos ya 30Km, todo eso hace que Mario y Eva duden, se les ve en la cara.

Veo que Eva y Mario hablan entre ellos, luego me confirmaran que ambos comentaron la posibilidad de subirse al coche. Al poco rato, Eva se me acerca y me dice “─ tengo mucho calor, voy mal, estoy pensando subirme al coche”, la he estado mirando observando y tengo claro que solo es un bajón moral, está bien, pero ha de pasar de tonterías estéticas y meter la cabeza debajo de todos los chorros de agua fresca que nos encontremos y que el pelo quede como quede, así que le respondo “─ anda ven, mete la cabeza debajo del chorro de la fuente, refréscate y tira”.

La visita de la familia, que nuestras maravillosas asistentes nos obsequiaron con fruta fresca (que gran ayuda la suya), la fuente cercana donde nos refrigeramos de verdad y los cubitos de hielo del control, levantan la moral de la tropa, así que nos despedimos de la familia y abandonamos el control en dirección al Pont Trencat. Hemos superado la primera bola de partido.

Hora del sello de control: 13:18h. Tiempo en el control: 15’
Tramo 4: Sant Esteve – Pont Trencat (7:10Km -  Total: 35:20 Km)

Cruzamos Santa Maria de Palautordera junto al río, por detrás de Font Martina, y seguimos por un polígono industrial hasta la vía del AVE. Ahí nos volvemos a encontrar con un grupo que va todo el día más perdido que un pavo sin cabeza, pues no interpretan bien los carteles indicativos, aunque bien es cierto que tras abandonar el parque Natural del Montseny son muy escasos, todavía indican más o menos bien el camino.

Atravesamos un campo de cereales y el Sol empieza a castigarnos de verdad, nada que ver con lo que vendría, ya rondamos los 40°. Rompemos el camino hacia la derecha bajando al rio a través de una zona ombría, como se agradece en esos momentos, y llegamos a una fuente de agua no potable. Que bien nos vino, que fresca estaba, la gente nos decía “─ es por aquí arriba” y nosotros “─ sí, sí…” , pero seguíamos con la cabeza bajo ella, todos menos Mario, que a pesar del letrero de “No potable”, bebió como si no hubiera un mañana, ja, ja, ja…

La dejamos atrás, pasamos por debajo de la vía del tren y vemos a nuestras asistentes, qué alegría verlas, pues indicaba que dejábamos otra etapa en el camino.

Cruzamos el Pont Trencat, sellamos la cartilla y tras ver lo poco que nos ofrecía el avituallamiento, vamos, lo habitual durante el día de hoy, nos dirigimos al coche para comer.

¡Por Dios que bien me sentó la tortilla de patatas y esa cerveza!

En este punto tenemos la certeza que somos muy pocos los equipos que estamos haciendo la prueba todos juntos desde el inicio hasta el final, lógico, teniendo en cuenta la que está cayendo, pero ver como un equipo entero se mete en un monovolumen y al ver nuestras caras de incredulidad, nos saludan con la mano con cierto tono de sorna.

Decidimos ponernos en marcha sin saber todavía que se había acabado el glamour, si es que alguna vez lo hubo, pues a partir de ese momento, sin nosotros saberlo, nos adentramos en un accidente geográfico que desconocíamos tener en Cataluña: el desierto de Hostalric.

Hora del sello de control: 14:50h. Tiempo en el control: 30’
Tramo 5: Pont Trencat - La Batlloria (6:20Km - Total: 41:40Km)

No me extenderé demasiado en este tramo, pues se resume fácilmente: seis kilómetros por una pista de tierra paralela a la AP7, sin sombra alguna, con el Sol en todo lo alto, temperaturas superiores a los 40°, sin apenas señales que indicaran el camino, aunque la verdad mucha pérdida aquí no había, y cuyo único divertimento, si es que lo hubo, era responder el saludo a los camioneros que hacían sonar sus cláxones a nuestro paso.

Este tramo empezó a castigar nuestra moral y mis pies, pero sabíamos que el control no estaba muy lejos y allí nuestra asistencia tendría hielo, agua fresca, fruta… Pero llegamos y no están, nos preocupamos pues han tenido tiempo de sobra, y las llamamos. Resulta que no han podido llegar al encontrarse calles cortadas… ¡La madre que parió a la organización! Aquí necesitábamos ayuda, mis pies necesitaban ayuda, pero tendrán que esperar a Hostalric. Por suerte las chicas que había en él, nos suministraron agua fresca y cubitos, que dicho sea de paso, habían ido a comprar ellas mismas. ¡Muchísimas gracias!

Para no mal gastar el agua potable, nos refrescamos como podemos en el río, muy bien no olía, la verdad, pero la necesidad aprieta, y continuamos la marcha.

Hora del sello de control: 16:30h. Tiempo en el control: 10’

Tramo 6: La Batlloria – Hostalric (13:00Km - Total: 54:40Km)

Y aquí llego la estocada final, el mismo paisaje paralelo a la AP7, muchísimo calor todavía, sombras inexistentes, ni una fuente con agua fresca o caliente, y el río, la única que vez que vimos algo parecido a él, era una auténtica ciénaga negra.

El estado de mis pies empieza a ser complicado, tenía sendas ampollas en cada una de las plantas de los pies, paridad a tope. Aunque mis pensamientos, tras una hora por este desierto, eran que enseguida llegaríamos al control y podría vaciarlas higiénicamente, pero no fue así.

Rosa que está pasando su calvario particular, me pregunta “─ ¿qué síntomas tiene un golpe de calor?”, se los explico por encima, desconozco si es o no hipocondriaca y no quiero entrar en detalles, pero me acerco y le pellizco en ambas manos para como recuperaba la piel, por suerte la veo bien. Más tarde nos confirmaría que empezó a dudar si estaba en ese punto o no. El problema es que el agua no nos dura fresca ni diez minutos, después es caldo puro, como dije en más de una ocasión… “─ ¡Estaba harto de beber sopa sin fideos!”

Y aquí tenemos un golpe de suerte, pues al final de una recta interminable vemos un oasis en medio del desierto. Un avituallamiento no previsto, por fin la organización ha tenido una buena idea, pero no fue así. Llegamos y nos encontramos a Kiko, un amigo de mi cuñado Óscar, que nos explica que su grupo de Lab Circuits, viendo la dureza del tramo han decidido montar por su cuenta dicho avituallamiento.

Nos refrescamos y nos tomamos la segunda pastilla de sales, la primera la habíamos tomado en Mosqueroles, llenamos los bidones, estaban prácticamente vacíos y aquí llegó el mazazo… Llevamos 6 Km y nos dicen que todavía nos quedan 7, el tramo no tiene 9 Km sino 13. No sé arameo, pero diría que blasfemé con soltura en dicho idioma.

Este Oasis nos salvó, pues 7 Km más con los bidones medio vacíos hubiera sido demasiado duro, pero yo tenía los pies destrozados y todavía me quedaba más de una hora hasta ponerle remedio, si es que lo había ya. A cada paso que daba notaba como el líquido se desplazaba de atrás hacia adelante, las ampollas debían ser enormes.

Una hora más tarde, con toda el agua de los bidones caliente, entramos en Hostalric y vemos un parque infantil con unos niños jugando. Busco desesperadamente la fuente, debe haber una, y por fin la localizo. Aviso al resto del grupo y nos dirigimos hacia ella. Al llegar hay unos niños de 4 ó  años llenando unos globos de agua y les digo “─ Llevamos todo el día caminando y tenemos mucha sed ¿nos dejáis refrescarnos un momento?” y la respuesta fue “─ No.” Lo siento, sé que quedará feo, pero aquí hice valer mi tamaño y pasamos uno tras otro por debajo del chorro mientras los niños intentaban, sin éxito, llenar sus mini globos.

Desde este parque hasta el control, que estaba pasada la muralla, se me hizo interminable, qué largo es Hostalric. Aparecen nuestras chicas y vemos un ambiente festivo, mucha gente sentada alrededor de unas mesas que empezó a aplaudirnos al vernos aparecer, al débil, todo el mundo le quiere.


Y aquí se acaba la magia del control, me limpio los pies y Albert me vacía las ampollas… ¡Son enormes! Me pongo calcetines limpios y cambio las zapatillas de montaña por las de asfalto. Pongo los pies en el suelo y… Esto me lo quedaré para mí, pues es la primera vez en mi vida que he dudado si podría acabar una prueba. Pensaba, “─ 24 Km así es imposible, pero no puedo dejarlo ahora, hemos de llegar los seis”. Camino, a todo lo llamo caminar, para probarme, me acerco a por la butifarra… Joder, están todavía peor que mis pies… Olga, intentando cuidarme, me decía: “─ siéntate y yo te acerco lo que necesites”, pero yo sabía que si me sentaba, aquí se acababa todo.

Eva y Mario insisten en que me suba al coche, Agus se me acerca y me dice “─ yo no te voy a decir que te subas porque me vas a ignorar…”, y no es que les ignorara, pues aún están esperando respuesta, bueno, a Agus le guiñé el ojo, es que estaba en mi mundo interior luchando contra mí mismo.

Hora del sello de control: 19:30h. Tiempo en el control: 30’
Tramo 7: Hostalric - Fogars de la Selva (4,90Km - Total: 59,30Km)

Dejamos, por fin, el desierto de Hostalric, la temperatura comienza a ser agradable, teniendo en cuenta de donde venimos, pero yo descubro músculos que desconocía tener. Sin darme cuenta, y al intentar no apoyar la planta del pie, he cargado mucho el músculo tibial anterior, casi me da una rampa… Estoy hecho un cromo… Ja, ja, ja…

Por suerte para mí, este tramo está asfaltado practícame en su totalidad, que el suelo sea liso es para mí una bendición.

Tras dejar atrás un polígono interminable y feo de narices, cruzamos por debajo la AP7 y nos dirigimos a un puente donde, al final del mismo, vemos sentado a Julio Alberto Ahumada. Nos indica el camino correcto y nos comenta que ha decidido abandonar pues se ha perdido de nuevo, y ha terminado apareciendo en el mismo punto que había pasado hacía tres cuartos de hora.

Llegamos a Sant Cebrià de Fogars, donde se encuentra el control, y nos hacemos sentir. Nos hemos venido arriba, pues Sol se ha ido, quedan 18Km y es la primera vez que vemos la luz al final del túnel.



¿Mis pies? Destrozados, pero el dolor no va a más. Siempre he dicho que las piernas me han fallado en muchas ocasiones, pero nunca la cabeza. Y hoy es una buena prueba de ello.

Les pido al grupo que las paradas sean rápidas, pues los pies me duelen igual caminando que si estoy parado. Rellenamos bebida, nos saltamos el avituallamiento oficial, llenísimo de moscas y sin una triste tapa que protegiera los alimentos y… Tito cap a Tordera.

Hora del sello de control: 20:40h. Tiempo en el control: 7’
Tramo 8: Fogars de la Selva  - Tordera (7,30Km - Total: 66,60Km)

El inicio de este tramo es muy bonito, pero un pelín duro. Sube más de lo que hubiéramos querido atravesando un bosque, hasta que llegamos a una urbanización y vemos claramente donde se había equivocado Julio Alberto Ahumada. Estaba marcado, pero ir solo es lo que tiene.

Desde ahí a Tordera, casi todo asfalto, cosa que agradezco y el perfil suave hacía abajo. Esto lo agradecemos todos.

El grupo es muy numeroso, nos hemos agrupado varios equipos, Eva, Rosa, Agus y yo lo cerramos, Albert y Mario van delante nuestro con el grupo que hemos visto ir y venir veinte veces hoy, no sé cuántos kilómetros harán al final, pero diez más de la cuenta fijo.

A todo esto Agus grita: “─ ¡Mario, déjalos, que igual quieren perderse otra vez!” Qué hartón de reír, ja, ja, ja…

Llegamos a un campo de cereales y vemos como un enorme aspersor lo está regando y el camino delante nuestro está mojado, no lo hacemos a propósito, pero clavamos nuestro paso con la caída del agua… ¡Qué frescor!

Un poco más adelante sufrimos el ataque de la Luftwaffe de los moscardones, la madre que los parió, chocaban contra nosotros como auténticos kamikazes, bueno, contra todos no, Albert hizo de Kenenisa Bekele y salió por patas.

Llega la noche, y con ella el control, que por cierto no estaba donde la organización nos había indicado… Tela, tela…

En este control nos recreamos algo más, pues Rosa decide cambiarse el calzado y nuestras asistentes nos tienen preparada una sorpresa maravillosa a estas alturas… ¡Xuxos de crema, croissants y demás guarradas maravillosas!

Hora del sello de control: 22:11h. Tiempo en el control: 17’
Tramo 9: Tordera – Palafols (6,40Km - Total: 73,00Km)

Nos ponemos los frontales y abandonamos el control.

Cuesta muchísimo seguir el camino, está marcado cada vez peor y a pesar de llevar “El faro de Alejandría” en mi cabeza, es difícil encontrar marcas que nos guíen, menos mal que quedan “solo” once kilómetros, y eso nos hace ir adelante, pero empezamos a ir cansados y el nivel de tolerancia cae exponencialmente.

Salimos de un polígono y cruzamos la AP7, empiezo a estar de la AP7 hasta los mismos coj…, aquí oigo la voz de Mario que me dice “─ ¡Esa boca!”. Pues eso, la cruzamos por debajo y al salir ni una marca del camino, me niego a recular, cada paso es un martirio, pero no hay más, aunque volvemos y el camino parece que es por donde íbamos. Así que arriba otra vez y nos alcanzan por vigesimoprimera vez el mismo grupo de siempre. No son buenos en la navegación, pero persistentes lo son un rato.

Tiramos todos de Google Maps y confirmamos que vamos bien, hasta que llegamos al cruce fatídico, un cruce que bien podría haber cambiado la historia de la humanidad, pues Agus intentará asesinar…

Bueno, mejor lo detallo un poco: el grupo “losers”, como cariñosamente los llamaba debido a sus innumerables pérdidas, van un poco delante nuestro y cuando llegamos al cruce vemos que el camino está marcado a la derecha, y ellos, siguiendo su penoso instinto y guiados por un GPS marca La Pava, han tirado hacía la izquierda. Agus les grita: “─ ¡Volver, qué no es por ahí!”, pero le ignoran… Madre mía como se puso… “─ ¡Lleváis todo el puto día perdidos y no hacéis ni caso!” y alguna que otra palabra un pelín subida de tono. La suerte que tuvimos es que estábamos todos tan cansados que para llegar a las manos uno de los dos grupos tenía que desandar el camino realizado y francamente… ¡Ni de coña!

Por primera vez en una hora estamos convencidos que vamos por el camino correcto, un cartel indica que faltan 1300m, pero no se ve una puñetera luz, ¿dónde está Palafols?. ¡1300m, sólo 1300m! Qué tiempos aquellos donde los hacía en poco más de tres minutos, pensé, pues se me hicieron larguísimos.

De repente vemos aparecer la civilización y con ella a nuestras seguidoras más fieles disfrazadas para la ocasión con unas pelucas monísimas de colores.

Abandonamos tan rápido el control que casi se me olvida el sello, estamos deseando llegar a Blanes, ya no quedan más controles, solo cinco kilómetros y barraca.

Hora del sello de control: 23:44h. Tiempo en el control: 2’
Tramo 10: Palafols – Blanes (5,57Km - Total: 78,57Km)

Salimos pitando, es un decir, y Albert me pregunta por mis pies, y le respondo “─ menos mal que no veremos más el coche hasta que lleguemos, pues me subiría en él.”

A todo esto, el coche nos alcanza, nos pita y se pone a nuestra altura… Todos les gritamos “─ tirar ya de una vez.”

En este último tramo, para variar, las marcas brillaban por su ausencia y nosotros estamos hasta las narices de ello, así que al ver Blanes al fondo de la carretera, el consenso fue inmediato, hemos hecho kilómetros de más, casi cinco saldrán al final, yo no estaba para dar un paso que no fuera del todo imprescindible, y los demás tampoco… Pues, arcén, carretera y manta. Lo de manta va por Olga, seguro que le hubiera ido de coña a esas horas.

Llegamos a Blanes, pero desde la entrada hasta la llegada todavía queda un rato. Una subida, con su correspondiente bajada que terminó de machacarme los pies.

Mario y Albert van delante nuestro, yo cierro el grupo con Eva, Agus y Rosa en el centro. Unos participantes nos ven deambular y me preguntan: “─ ¿Habéis acabado ya?” y al decirles que no, me dicen que les sigamos, pues ellos son de Blanes y así no haremos más metros de los imprescindibles, ni uno más. Aviso a la cabecera del grupo y nos dejamos guiar.

Pasamos, diría que un grupo de doce, por una plaza llena de terrazas con gente disfrutando de sus bebidas y helados, y pensando… “─ ¡Qué estarán haciendo estos tíos tan extraños!”

Avistamos por fin el mar, giramos a la izquierda, vemos a nuestro maravilloso equipo de soporte, desplegamos nuestra pancarta y entramos en meta, los ocho, corriendo. Sí, corriendo, como debe de ser.

Los que estuvimos allí sabemos el verdadero final de la historia: nos quedamos sin foto al entrar, pues el fotógrafo oficial se había marchado por desavenencias con la organización, no quedaban medallas que darnos. Sí, tal cual, todos los que habían abandonado por negarse a afrontar un día tan duro no perdonaron su medalla, y además pidieron otras para sus hijos, amigos... Y no me olvido que Mario casi le arranca la cabeza a la organización por todo ello… Pero, como esta historia la estoy escribiendo yo, me niego a que una organización nefasta me joda el final de la misma…

Tras superar la línea de llegada, besé a Eva, ves como tenías que tirar en Sant Esteve, y me abracé con todos los componentes de este maravilloso equipo. Sentí una alegría inmensa por haber superado un día durísimo, porque mi cabeza había vencido al sufrimiento tan extremo que padecían mis pies, y sobre todo, porque aun no teniendo el reconocimiento de la medalla, nos quedará el enorme orgullo de saber que fuimos de los pocos equipos que hicieron la prueba todos juntos desde el inicio hasta el final. Este es el final con el que me quedo.

Hora del sello de control: 00:50h.

PD: ¿Y mis pies? Así los tenía el domingo por la noche…



domingo, 12 de noviembre de 2017

35a Athens Marathon – The Authentic

Aquí empezó todo.

Faltan unos minutos para las nueve de la mañana y me encuentro en la llanura de Marathon, cerca del Mar Egeo, brazo derecho en alto y los cinco dedos juntos formando una especie de pinza, escuchando en silencio el juramento olímpico.

¿Qué hago aquí? Rendir mi pequeño homenaje a un pasaje de la historia ocurrido, precisamente aquí, hace más de 2500 años. Pues aquí empezó todo, aquí se forjó la primera Marathon de la historia y gracias a ella, desde el 1982, yo soy corredor.

Contaba la leyenda, que el año 490 a.C., el ejército Griego de Milcíades derrotó al ejército Persa, justo donde me encuentro ahora, en la llanura de Marathon. Explica también que los griegos, antes de partir al encuentro de los persas, dejaron a sus ancianos, mujeres y niños refugiados en la Acrópolis de Atenas con la orden de quitarse la vida, si no recibían noticias de su victoria antes de 24h, de esa manera los persas no encontrarían a nadie vivo al llegar victoriosos a la ciudad.
Tras la batalla, que se alargó más de lo esperado, y viendo que no llegarían a tiempo de notificar su victoria antes de la masacre, el soldado Filípides (*) se ofreció voluntario para ir corriendo hasta Atenas, unos cuarenta kilómetros, y dar la buena nueva. Tal fue su esfuerzo por llegar a tiempo que nada más pronunciar “—Nikè”, nombre de la diosa griega de la victoria, cayó muerto de agotamiento.
Casi dos mil cuatrocientos años después, en el año 1896, Atenas organizó los primeros Juegos Olímpicos de la historia moderna. Para rendir homenaje al heroico gesto de Filípides, que impidió la inmolación de la población ateniense, incorporó la Marathon como su prueba estelar. ¡La primera Marathon oficial de la historia!
Volvamos atrás tres horas, sobre las seis de la mañana llego a la plaza Syntagma, desde donde Mona, Gorka y yo cogeremos un autobús que nos llevará hasta Marathon. En realidad seremos cuatro los compañeros de viaje, pues desde el inicio hasta casi la llegada un tipo no paró de darnos la brasa a través de los altavoces explicándonos los pormenores y bondades de la prueba ¿queríamos dormir un poco? sí, ¿pudimos? no, pero entre risas pasamos el viaje.

Llegamos a Marathon, casi dos horas antes de la salida, y nos encontramos con Canyes, que ayer decidió poner las calles llegando aún más temprano que nosotros. ¿Qué veo? Un páramo entre montañas y poco más. Poco después, van llegando el resto de Correcats, Jramon, Meep, Belén junto a unos amigos suyos. Nos hacemos la foto de rigor y tras desearnos suerte, nos dirigimos cada uno a su cajón de salida, el 5 en mi caso.

Tras el juramento, un momento muy especial, aquí estoy yo, en la llanura de Marathon, dos mil quinientos siete años después, dispuesto a correr la Marathon más antigua del planeta, como la llaman aquí… ¡La auténtica!
Tras dos oleadas de corredores por fin nos ponemos en movimiento, la salida es fluida, el suelo algo irregular, lo será durante toda la carrera, el calor del Sol empieza a notarse en la cara, intento regular y no dejarme ir en estos primeros kilómetros de ligero descenso, que ironía, de descenso, menuda paliza subiendo vendría después.
Pasado el Km.4, en la ida y vuelta que rodea el túmulo funerario donde se encuentran enterrados los soldados griegos fallecidos en la batalla de Marathon, saludo a Mona y Canyes, se les ve bien, ahora todos vamos bien.

Los kilómetros van cayendo, el calor es soportable gracias a las nubes y a la ligera brisa que sopla, pero o me hidrato o lo pasaré mal. Dejo atrás el Km.10 en 58:42, mi idea inicial era intentar hacer 4h 15’, 4h 25’ en el peor de los casos, el paso es bueno.

A partir de aquí y durante los próximos veintidós kilómetros, salvo alguna pequeña y esporádica bajada, no pararemos de subir rectas interminables de autovía con poca gente animando, pero que le pone todo el interés del mundo, cosa que agradezco infinitamente. Al atravesar los pueblos la cosa cambia, el ambiente es fantástico, mucha gente animando con ganas, grupos de Sirtaki, casi en cada pueblo, que inevitablemente me hacen recordar a Anthony Queen en la película Zorba el Griego.

Pasado el Km.15, cerca de Rafina, una chica me regala una rama de laurel que llevaré encima hasta el final, es curioso como una cosa tan nimia te puede hacer sentir tan bien, seguramente ayudó que del Km.16 al Km.18 la carretera bajara claramente, dándonos la Marathon un pequeño respiro, pero ahí se acabó su bondad, del Km.18 hasta la media Marathon el tema se puso duro de nuevo, paso la media en 2h07’20”, perfecto para 4h15’, pero sabía perfectamente que desde ahí hasta el Km.32 no habría piedad, La Autentica me seguiría castigando, subir y subir, con algún pequeño descanso, no porque bajara sino porque subía poco, así que pensé que regulaba o lo pagaría, y decidí regular, bajé el ritmo conscientemente con la idea de administrar el margen que tenía hasta el Km.32 y luego volver, si podía, a los 6’/6’10” el kilómetro.

Los kilómetros fueron pasando, algunos metros a casi 7’/Km, pero yo a lo mío, sin casi apreciar el paisaje, pues estuve casi todo el tiempo mirando como el asfalto pasaba bajo mis pies, subía la cabeza y veía que la cuesta no se acababa y otra vez a mirar el asfalto. Salvo en los pueblos donde no dejé de chocar mi mano con todos los niños y no tan niños que me la ofrecían al pasar, fueron muchísimos, en algo tenía que entretener ¿no?
Últimamente las maratones las corro solo, mi ritmo es tan lamentable que prefiero ir a lo mío y así no fastidiar a nadie o morir en el intento por seguirle, es algo que llevo bien, pues por muy jodido que vaya de piernas la cabeza jamás me ha fallado. Aunque esta vez hay algo que la hace un poco más dura que las demás, nadie me está esperando para animarme en ningún sitio, salvo en la llegada, el echo de saber que en un par de kilómetros, sea el que sea, te está esperando una sonrisa hace más llevadera la soledad.

La soledad, es curioso, pero consigo que pasen los kilómetros sin apenas pensar en nada, creo que en realidad simplemente me gusta correr y por eso aún sigo corriendo treinta y cuatro años después que la leyenda de Filípides me incitara a correr mi primera carrera, la Marathon de Barcelona del 1983.

Por fin entramos en la zona metropolitana de Atenas, se acabó la autovía, hay más público, pero menos ruidoso que en los pueblos. Y llega la puñetera rampa, no física, pues no tuve ninguna durante toda la carrera, sino de desnivel, la tenía en la cabeza desde que vi el perfil, entre el Km.30 y el Km.32 parece que sube algo más, ¿algo más?, quien será el “pitido de censura” que decide hacernos bajar esa rampa para subirla de nuevo, se me hizo interminable. Una subida así en este kilómetro duele, a mí me dolió.
Con ella sabía que se habían acabado las cuestas, era la única cosa que tenía en la cabeza, está es la última, en realidad no lo fue, pero las dos que vinieron después no tenían nada que ver con esta. Desde ahí ya empecé a restar, solo diez kilómetros, nunca salgo a correr menos de eso, iba muy justito, pero el sub 4h25’ estaba en el saco, y me limité a regular, a disfrutar del ambiente, de la impresionante batucada en el túnel, pasado el Km35, qué fue simplemente espectacular y así hasta dejar atrás el Km.41, donde giramos a la izquierda y enfilamos el estadio, sé que está ahí, pero no consigo verlo, bajo a través del pasillo de gente, ahora sí que hay mucha gente animando, justo al llegar abajo sonrío por primera vez sin la intención de corresponder a nadie al verlo aparecer majestuoso, el antiguo Estadio Panathinaikó, que durante la época clásica alojó la parte atlética de los Juegos de las Panateneas, celebrados en honor de la diosa Atenea y que posteriormente, en el 329 a.C., fue reconstruido íntegramente en mármol, seguramente el recinto deportivo, en activo, más antiguo del mundo.

Pelos de punta, sentimientos a flor de piel, ver a Eva esperándome en la entrada, besarla, coger la Estelada (**) y entrar por fin en el estadio, igual que hizo el pastor griego Spiridon Louis, el 10 de abril del 1896, convirtiéndose así en el primer Campeón Olímpico de Marathon de la historia. Es imposible describir que me pasó por la mente en esos últimos metros, hay que vivirlo para saberlo, simplemente me dejé ir y disfruté de cada zancada, pues después de treinta y cuatro años pude rendir, por fin, mi homenaje a Filípides, aunque si he de ser sincero, el homenaje me lo di yo.

Al final 4h22’56” y el resto es historia, como la que me trajo aquí, pues aquí empezó todo.
(*) Me he permitido una pequeña licencia histórica, pues conozco de sobras los estudios que desmienten que fuera Filípides el protagonista de la leyenda, pero cuando en 1982 decidí correr mi primera carrera, la Maratón, el protagonista era él, así que ha sido él, como creía yo entonces, quien la ha protagonizado ahora.

(**) Es la primera vez que reivindico alguna cosa al finalizar una Marathon, hasta el jueves no tenía ni Estelada, pues nunca he creído en banderas, pero en el lugar donde nació la democracia necesitaba recordar que mientras yo disfrutaba de la libertad absoluta de correr, había gente en la cárcel por defender sus ideas, espero que sea la última vez que tenga que hacerlo.

domingo, 14 de mayo de 2017

14a EDP Vitoria-Gasteiz Maratón Martín Fiz


Un Sherpa por Vitoria.
Según la RAE una de las acepciones de la palabra Sherpa es: “guía o porteador en las expediciones de alta montaña en el Himalaya”. Esa es mi función hoy, guiar a Xavi hasta la línea de meta en su primera Maratón.

¿Por qué en Vitoria? Porque era la única maratón que Xavi prepararía los fines de semana, su pareja vive aquí y él sube casi cada semana e verla. Solo no lo veía haciendo las tiradas largas, pero junto al grupo de entrenamiento de Martín Fiz estaba convencido que las realizaría.

Yo he llegado a la cita con lo puesto, prometí acompañarlo y eso haré, pero con mi madre ingresada desde el 30 de diciembre, solo he podido entrenar dos días por semana, uno de ellos como tirada larga empezando en 12 Km e incrementado 2 Km cada domingo hasta llegar a un máximo de 28 Km. Xavi ha entrenado más que yo, pero no ha realizado ninguna tirada por encima de los 24 Km, demasiado poco, así que tendré que regularlo para que el muro le llegue lo más tarde posible.

Sé que soy el único que confía en que llegará al final, diría que ni él mismo lo tiene claro del todo, pero sé que lo llevaré, sufriendo eso sí, pero como siempre digo la Maratón solo tiene dos secretos, se sale y se acaba.

A las 8:15h dejo el Hotel, acompañado por mis dos chicas: Eva y Paula, y nos dirigimos los tres hacia la línea de salida, espero encontrarla pues ayer no había ni rastro de ella, ninguna línea, ninguna marca, es como si la Maratón de Vitoria no se fuera a celebrar al día siguiente.

A las 8:30h nos encontramos con Xavi y Margot, su pareja, junto a la antigua estación de autobuses de Vitoria, justo al lado se encuentra la línea de salida, que hoy sí está ahí, desafiante.

Me saluda Jospon de CoRReDoRS.CaT, somos una plaga, nos hacemos la foto de rigor con un invitado de excepción, el gran Martín Fiz, todo un lujo.
Entre saludos y bromas, Xavi conoce a mucha gente, nos dan las 9:00h y los aplausos nos advierten que esto ha empezado, un par de minutos después cruzamos esa línea que ayer no existía y que hoy nos despide junto a los demás corredores (jamás me llaméis runner por Dios) los del diez mil, los de la media y la guinda del pastel, los de La Maratón, que salimos todos mezclados.

Los primeros diez kilómetros (1h00’50”) trascurren como si nada, rodeados de gente, pero sin agobios, controlando el ritmo a 5:58/6:02 Km, obligando a Xavi a beber y con un Sol en lo alto dándonos de pleno. Hemos visto de todo, periferia, barrios de nueva construcción, el cementerio municipal, el casco viejo con su Catedral de Santa María (conocida popularmente como la Catedral Vieja) saludándonos en lo alto, pero lo más bonito nos espera junto a la Catedral Nueva, nuestras chicas: Paula, Eva y Margot que nos saludan por primera vez.

Las saludamos, enviamos besos y seguimos con algo menos de compañía, los del diez mil ya nos han dejado, enfilando la Av. Gasteiz en la primera de las numerosas idas y vueltas que haremos a partir de ahora, rotonda y de vuelta hacia Portal de Castilla.

Poco antes del Km. 15 nos quedamos solos, la media y la Maratón se separan, a partir de este momento no hay grupos más allá de tres o cuatro corredores juntos, la pura esencia de la Maratón, la soledad, pero si es tu primera vez hacerlo en solitario y tan pronto, sería excesivamente duro.

Llevo desde la salida con ganas de orinar, la hidratación previa pasa factura, ahora casi sin gente veo un árbol enorme donde poder vaciar mi vejiga, estoy en ello cuando escucho unos gritos a mi espalda, acabo a toda prisa pensando “─coño que bronca me están pegando, que es biodegradable y el hotel me queda lejos…”, pero los gritos no eran para mí, nos adelanta un tipo justo en el cartel del Km.15 gritando y agitando los brazos “─¿¡Dónde está el kilómetro 22! ¡Dónde está el kilómetro 22!?

El Km.20 lo pasamos en 2h02’32”, empezamos a notar que tenemos piernas, aunque el ritmo es suave comparado con los entrenos previos, el Sol nos está castigando, pero aun así vamos bien, es más a Xavi lo tengo que controlar tirando de las riendas pues se desboca cada vez que recibe un grito de ánimo desde el público.
La media Maratón la pasamos en 2h09’, perfecto para el sub 4h20’, en seguida veremos a nuestras chicas por segunda vez, Paula nos pregunta “─¿queréis todos los geles?”, le digo que sí, pues entiendo que será la última vez que las veamos antes de la línea de meta.

En el Km.25 veo que Xavi no va del todo fino, siempre me responde que va bien, pero el crono no miente y el ritmo decae poco a poco, decido bajar el ritmo a 6:28/6:30 Km, decimos adiós al sub 4h20’ y entramos, aunque él no lo sabe, en “modo supervivencia”. Si no hay un derrumbe el sub 4h30’ está en el saco y si lo hay, el límite de la prueba está en 5h19’ antes del Game Over definitivo.

En el Km.28 tenemos la única duda sobre hacia dónde ir, una controladora empanada esta tranquilamente sentada en lugar de indicarnos el camino correcto, le grito, pero es uno del público el que me ratifica lo que yo pensaba, hemos de girar a la derecha. Al volver veo a lo lejos que tres corredores han tirado recto mientras ella sigue tan ricamente sentada en su silla. En seguida les veo recular, alguien les habrá avisado, y al pasar junto a ella le pegan una bronca del quince, no es para menos. Desde aquí hasta el Km. 38 viene el tramo más duro mentalmente, pues el trazado discurre por la periferia de Vitoria, la animación es casi nula y el Sol sigue pegando muy duro.

El Km.30 lo pasamos en 3h08’08” (1h05’37” el último diez mil), pasado el Km.36 vemos llegar una ambulancia que recoge un corredor que por suerte y a simple vista no parece grave salvo por el cansancio lógico a estas alturas de la prueba, Xavi va ya muy justito, ni los ánimos del escaso público tiran ya de él, hace rato que no tengo que tirar de las riendas, ya está domado ja, ja, ja.

En el Km.37, enfrente de nuestro Hotel (Sercotel Boulevard), que por cierto es la tercera vez que pasamos por delante de él, decide tomarse su último gel, su nombre es descriptivo: Coup de fouet, la bajada de ritmo es muy evidente, avanzamos a 7’00”/Km, el sub 4h30’ se nos escapará por un poco, pero seguimos avanzando que es lo importante. Le grito que solo nos queda desde las torres Mapfre a casa, solo cinco kilómetros, lo hemos hecho cientos de veces, ya casi está.

El Km.40 lo pasamos en 4h19’13” (1h11’05” el último diez mil), y justo en este momento llega el fundido a negro, hasta aquí le han llegado las fuerzas, las rampas se apoderan de sus piernas y no nos queda más remedio que seguir caminando. Caminando rápido se avanza más de lo que la gente cree, para algo ha de servir la experiencia, desde aquí a meta prácticamente caminamos y reímos, yo más que él claro, pues intento que el bajón físico no se transforme en un bajón mental.

Ya en el centro de Vitoria hay un poco más de público que nos anima al vernos transitar con más pena que gloria, nos animan a correr pues nos ven bien por fuera, incluso riendo, la cabeza va perfecta, pero sus piernas han dicho basta.

¡Ya estáis! ¡Ya estáis! Nos grita la esposa de Martín Fiz, Paula se acerca a animarnos y grabar nuestra entrada a meta, "─no te rías de él" me dice, "─no me río solo intento que no se hunda", le digo, en el giro con la calle Dato están Eva y Margot, Xavi intenta correr, pero solo puede unos escasos metros, le digo que espere a los últimos 30 metros, que hemos de entrar corriendo y con buena cara en meta y así lo hacemos.

Siempre respondo lo mismo cuando me preguntan por qué corro una Maratón y la foto entrando en meta es un claro ejemplo de mi respuesta: “─por la cara de felicidad que tienes cuando lo consigues”.

Nos detenemos por fin fundiéndonos en un fuerte abrazo ¡Xavi lo has conseguido, enhorabuena! Ya eres maratoniano.

El tiempo final, aunque sea lo de menos hoy: 4h 37' 58".

¿Y yo qué tal? Para lo poco que entrené fui bastante cómodo, sé que lo de entrenar poco es la cantinela de siempre y que la he de variar, pero de verdad hago lo que puedo. Al final será cierto lo que me dice siempre Eva "─tú no cuentas, lo llevas dentro". En resumen otra más en la mochila, la duodécima y sumando. ¿La próxima? Quizás Atenas, la cuna de todo.

domingo, 25 de septiembre de 2016

43. BMW BERLIN-MARATHON 2016


Dentro de una burbuja y con los warnings puestos.

Antes del viaje y teniendo en cuenta el entreno que he podido hacer este verano me planteé dos objetivos:
1) si todo iba perfectamente intentar bajar de 4 horas.
2) de no ser así dejarme ir intentando no pasar de las 4h15’.

Cuando me llegó el comprobante para recoger el dorsal me hizo gracia que en él pusieran mi MMP de siempre (2h38’35”) en lugar de mi previsión actual, sub 4h, tal y como especifiqué. Pensé que era solo un detalle, pero al final resultó ser una putada, pues al recoger el dorsal veo que me han asignado el cajón de salida A (2h20’-2h40’) intento razonarlo con el buen hombre que me ha impreso el dorsal, pero me dice que es imposible cambiarlo ahora…

Momentos previos:

Son las 8:30h, salgo del hotel y me despido de Eva, cinco minutos después, junto al antiguo Reichstag, ahora Bundestag, paso el control de seguridad, me revisan el dorsal, la pulsera, el chip… todo está en orden y entro en la zona exclusiva para los corredores, por megafonía suena la canción “The Race” del grupo suizo Yello, la que fue sintonía del mítico programa de radio de finales de los ochenta “Pasta Gansa” de Mikimoto, primer chute de adrenalina del día. Me adentro en el Tiergarten, el que fuera coto de caza para la aristocracia prusiana y ahora el principal parque berlinés, intento sin éxito alguno colarme en otro cajón de salida diferente al mío, como echo de menos la improvisación del carácter latino, viendo que no será posible me resigno y me coloco en “mi sitio”, lógicamente me coloco el último de “mi sitio”. Suena por megafonía la banda sonora “Chariots of Fire” de Vangelis, hacía mucho tiempo que no la escuchaba en la salida de una prueba, de golpe me viene a la memoria esos años 80 donde cada salida venía precedida de dicha canción, una época en la que me gané, sin saberlo entonces, el “privilegio” de estar en este cajón.

Por las pantallas presentan a la élite, Kenenisa Bekele, Wilson Kipsang… De golpe comienza la cuenta atrás, se apartan los controladores, me voy todo lo atrás que puedo, dan la salida, montones de globos lo certifican y en un minuto escaso ya me encuentro corriendo…

La maratón:

Enciendo los warnings y me coloco tímidamente en un lado, como aquel que se siente desplazado en una fiesta a la que ha sido invitado, pero en la que no conoce a nadie… Solo tuve un pensamiento antes de meterme en mi burbuja particular… “- Por Dios… ¡Yo corrí una Maratón a este ritmo!” Duró sólo un segundo, pero fue un momento “gallina de piel”, sinceramente no tuve ningún incidente y tampoco me afectó demasiado, salvo que el primer kilómetro con el freno de mano puesto y el ancla tirada lo pasé en 5’10” en lugar de mis 5’40” previstos.

Intento regular el ritmo y aprovechando que voy por un lado, sin molestar en la fiesta, me concentro en chocar la mano de todos los niños y no tan niños que me la ofrecen, así conseguí no fijarme en el enjambre de Stukas que permanentemente me pasaban en vuelo rasante por el otro lado. Sobre el Km.4 me adelanta Polgi de CoRReDoRS.CaT, nos deseamos suerte mutuamente y continúo a lo mío. El parcial del Km.5 lo hago en 27’59”, algo rápido, pero no excesivo. Poco antes del Km.10, parcial de 28’27”, este lo he clavado, me tomo el primer gel (la idea inicial era tomarme cuatro: en el 10, 20, 30 y el último en el 36/38 dependiendo de las piernas), justo después me adelanta Ergofo de CoRReDoRS.CaT, tras desearnos lo mejor cierro mi burbuja hasta Alexanderplatz, un kilómetro después, donde me espera Eva por primera vez, casi no me ve, ya que paso algo más rápido de la idea inicial, aun así consigue darme el gel previsto mientras yo le lanzo mi corta vientos. Siempre prefiero llevar dos geles encima por si no la veo en algún punto de los previstos, hoy en los kilómetros 11, 21 y 35, bueno y en el 42, claro.

Vuelvo a cerrarme en mi burbuja, salvo mi mano izquierda que la dejo afuera para seguir saludando al fantástico público de Berlín, en serio, gracias a ellos, a sus constantes ánimos y a que las avenidas eran amplias y me permitieron apartarme lo suficiente como para ir a lo mío sin pensar en los miles de corredores que me adelantaron, conseguí no escuchar “las trompetas de Jericó”.

Llego al Km.15 (parcial de 28’51”) y constato, aunque ya me lo temía, que los días de turismo previos y la falta de tiradas largas por el infernal calor de este verano me impedirán el sub 4h, un amago de rampa en el isquio izquierdo un kilómetro después lo certifica. Jamás me había pasado tan pronto, nunca antes del 30/32 había tenido que entrar en modo supervivencia, es la primera vez en mi vida que se me pasa por la cabeza la posibilidad real de que no sea capaz de acabar una maratón. Lucho contra ese pensamiento, recuerdo la maratón del 2013, cuando la acabé sin entreno alguno, pero claro, entonces salí muy conservador desde el inicio y fue en Barcelona, donde los días previos descansé todo lo que pude, intento dejar la mente en blanco, pero es difícil, va sola y no para de hacer cálculos, llevo dieciséis, otros dieciséis y serán treinta y dos… joder aún me quedarán diez, no me paro, sigo adelante y decido cambiar los planes en cuanto a la toma de geles se refiere, pues ahora sí que se me han encendido todos los warnings posibles, mi cabeza parece un árbol de Navidad, anticipo el gel de 20 y decido que tomaré uno cada ocho kilómetros: 16, 24, 32 y 38. No me queda otra opción que pasar al plan B, pues no hay plan C. Siempre digo que acabar una maratón solo tiene dos secretos: se sale y se acaba, pues eso, no queda más remedio que regular hasta el final y si puedo el sub 4h15’ mejor.


Poco después me planto en el Km.20 (parcial de 30’31”) y pienso que enseguida volveré a encontrarme con Eva, me espera un poco después de la media Maratón, justo en un giro de noventa grados a la izquierda, me abro muchísimo para que me vea, la busco, al final la veo, está con Kenia, una amiga suya que vive en Berlín y con quien cenamos ayer en un italiano buenísimo, pero eso es otra historia, la atraco pidiéndole todos los geles que lleva encima, le doy un beso y al marchar le digo “- voy muy mal”. Era una manera de advertirle que mi paso por el Km.35, nuestro próximo punto de encuentro, sería algo más tarde de lo previsto. Desde el Km.16 hasta el Km.25, mi peor parcial de toda la maratón con 31’20”, se me hace muy duro, la molestia por el amago de rampa me duró hasta el Km.23, aunque nunca fue a más, el hundimiento era más mental que físico, básicamente porque bajé el ritmo, pues de no ser así ríete tú de la película “el hundimiento”, el mío hubiera sido memorable.

Al llegar al Km.26 pienso en que ya han pasado diez kilómetros y sigo ahí, avanzando a un ritmo constante, por primera vez desde el amago de rampa empiezo a ver posible acabar la Maratón con cierta dignidad. A partir de ese momento me centro exclusivamente en dos cosas: mantener mi ritmo a 6’10” - 6’15”/km y en chocar todas las manos de los que me la presentan al pasar.

Paso el Km.30 (parcial de 31’09”), en el Km.32 me tomo el cuarto gel, poco antes del Km.35 (parcial de 30’53”) a la altura de Kaiser-Wilhelm-Gedächtnis, la iglesia destrozada por las bombas aliadas durante la II Guerra Mundial, veo a Eva por última vez antes de la llegada, mi cara es otra, me he recuperado y le grito “- ¡sólo me queda del Hotel Vela a casa!”, sólo me quedan siete kilómetros, justo del Vela a casa, lo he hecho muchísimas veces, esto ya está, me encuentro bien, fuerte, prescindo de tomarme el último gel en el Km.38, lo dejo para más adelante si fuera necesario, no lo fue, atravieso Potsdamer Platz, sé que a mi izquierda está Brandenburger Tor, no quiero mirarla, lo dejo para el final, para cuando de verdad importa, llego al Km.40 (31’09”), cruzo Gendarmenmarkt Platz, sin duda la plaza más bonita de Berlín, dos giros más y enfilo Unter den Linden, la avenida que unía el castillo del Káiser con su coto de caza, y por fin diviso al fondo Brandenburger Tor, falta un kilómetro, entro en Pariser Platz, traspaso Brandenburger Tor, Km.42, beso a Eva y le grito “- ¡esto ya está coño!”.

 Abro los brazos y disfruto de esos maravillosos ciento noventa y cinco metros finales, dignos de vivirlos alguna vez en la vida, aunque sea dentro de una burbuja y con los warnings encendidos. Trece minutos y doce segundos para hacer esos últimos e inolvidables dos mil ciento noventa y cinco metros, el parcial más rápido desde el kilómetro quince, estoy muy contento, mi cara lo transmite, no he sufrido, mentalmente sí, pero no me he parado ni una vez, ni una rampa, he sobrevivido gracias a mi cabeza, tras cruzar la línea de meta me digo… “- Qué huevos tengo.”, tiempo final 4h 13’ 26”, sub 4h15’ al saco, entrando en el puesto 16398 de los casi 45000 que tomamos la salida. ¡Ah! Y con cincuenta y dos años…

Me reúno por fin con Eva, que me ha seguido, animado y mimado durante toda la carrera y me hago la foto de rigor mostrando mi medalla con Brandenburger Tor detrás de mí.


Los cinco minutos de fama de mi “tesoro”:

En ese momento me abordan un grupo de japoneses admirando mi medalla como si de un tesoro se tratara, me felicitan efusivamente y me piden hacerse una foto conmigo, bueno, en realidad yo les daba igual, pero mi tesoro no, hasta ocho fotos tuve que aguantar aunque en la cuarta ya les dije “the last one”, daba igual, pasaron todos y cada uno de ellos.




Y al fin, mi Isostar, esa cerveza bien fría que llevaba deseando tantísimos kilómetros.